martes, 18 de septiembre de 2007

Página en blanco

PÁGINA EN BLANCO.








Fin





                                                                     y





                                                                                                                       principio.

PRO-LOGO

Arrojados






Ser y Tiempo.
Martín H.





La Muerte, vaciedad onírica,
fenómeno de la Vida.

Cada parte ama al entero.
Ninguna es sustancia plena.
La alteridad, en ciernes.
Lo vital siempre es pasado.
La Naturaleza,
palabra frontera que se expande;
Razón divina, recta, natural.

Generación de los que nacen del mar.
Viaje imposible por la cresta mitológica
del ayer, del olvido.

Después, mañana: elección caprichosa.

Antes,
instante.

Metafísica del descubrimiento.
Sòlo la verdad excogitada
hará posible
algo así como una presunción.

Silencio irreal.

En el durante
nos sentimos extraditados
ambulamos por la angustia
sin tener legítima morada.

Suspendidos en el grito,
la inhóspita y lacerante
tempestad de nuestro existir
acrecienta la caída.
La pregunta inevitable:

¿De dónde brota la deletérea muerte?

¿Cuál es el horizonte que nos arrastra al otro lado del objeto?



Orígenes.
Tiempo.
Apocalipsis.
Miedo a No Ser.

Tapa - Dedicatoria.





"Retablo de duelos", cuya foto de tapa (del artista fotográfico Juan Carlos Villegas) ilustra el poema.




Dedicatoria:



A mi amado hijo José Andrés.

Retablo de duelos

(versión completa del libro publicado por Editorial Dunken)










Me han comentado varias veces sobre la brevedad del libro.

Sabemos que la literatura no se mide por cantidad de letras.

Tampoco quise hacer una "selección", sino que el libro es un encadenamiento orgánico, como pide Hegel, en su Poética.

Tiene un hilo conductor: Cada día es fin y principio y la página en blanco dice con la voz del silencio.

La mayoría de las palabras del libro están ubicadas de modo polisémico /en una lectura rápida no se aprecia a primera vista.

Caigo en la conclusión que debería hacer como San Juan de la Cruz, a quien la gente valora mucho más cuando lee sus acotaciones sobre los poemas y explica que la "noche escura" es algo más que la noche oscura, la muerte o el sueño, es el paso del alma a otro sitio... ¿complicado?



Fin : Término.

Fin: Objeto.



Principio: Comienzo.

Principio: Norma de ética.



Así ocurre en la mayoría de los casos.

Por eso una palabra u otra cambia tanto el sentido del verso.

Flujo y reflujo habla de "una cuerda enloquecida", cada lector interpretará lo que necesite, pero alguien avezado sabrá que hablo de una cuerda (psiquiátricamente qué es alguien que goza de salud mental, además de una soga o una parte de la guitarra).

Retablo de duelos es una cosmogonía.

Hay muchos guiños que la mayor parte de la gente no verá. Cuando dedico a Flora Alejandra muy pocos saben que hablo de Pizarnik (que podría ser la gata flora por su constante no saber qué querer). Ese es su verdadero nombre.

Lo de Julito es fácil, pero me han preguntado por Samuel B., Martín H. y hasta por Godot.

En la vida los duelos son cíclicos.

La idea es leerlo de corrido, como un vaivén ... hasta la muerte ... que es hoy (fin y principio).

Eterno retorno.

El poema Olor -debe ser leído en voz alta y respetando las puntuaciones para que produzca una sensación orgásmica- va antes de Negaciones -apareció el Amor y fue descaro; y luego sigue la Carta a un ex-amante, es evidente que primero el sexo, después el amor, y luego la ruptura que impide "hablar en púbico" no en público, como uno puede suponer. La ironía es simple, en una carta los foniatras no deberían intervenir.

No voy a explicar todo, porque nos convencieron que es el lector el que completa la historia.

Publiqué también "Acuario Plateado por la Luna" (posteriormente a esta entrada apareció:  "Venas al Menudeo") y seguiré buceando en los distintos estilos, pero respetando la unidad artística, como debe ser.

El próximo será más "largo", lo prometo. No sé si mejor. Espero que sí.

Como digo siempre, no todos entienden lo que escribo, pero me gustaría que todos entendiesen lo que escribo.

Habrá que preguntarse por el nivel de educación, la decadencia lingüística que se instala desde los medios, la falta de reconocimiento de los poetas o la necesidad de estereotipar el inconsciente colectivo con majaderías admonitorias.

No es fácil crecer en el ejercicio de las palabras. Nos consta.

Entonces, respondo como Mikhail Dudan: "La Poesía no es una profesión sino un destino".

Poesía es la obra. Poeta es aquel que escribe su obra sin esperar el reconocimiento ajeno, porque no podría hacer otra cosa. Porque es una pasión perturbadora que lo condena, en versos libres o en ripios arabescos. Da igual.