sábado, 27 de octubre de 2007

¿Donde están?



Edward Hopper.



¿Dónde están?


¿Dónde están las vacas y las ovejas que vimos pastar desde lejos, en la niñez?



¿Dónde está la gente que le llevaba a los jóvenes muertos sus flores diarias?



El manjar de los señores, el vino agrio de los siervos y el pan duro de los mercenarios desparecieron, ¿dónde están?



¿Dónde han ido a parar los dones y las envidias?


Es el ajeno país, sin freno y sin ley,

nos esperaban la soledad y el vacío.


Todavía falta un tramo


el más corto


para que nos den la bienvenida en el confín de Lemnos.

1 comentario:

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

En el libro se deslizó una errata, "esperaban" y se omitió en la publicación definitiva por error editorial, el último verso.


"para que nos den la bienvenida en el confín de Lemnos".